martes, 22 de diciembre de 2015

MEJILLONES REBOZADOS (TIGRES)

Hola:

El plato de hoy es un aperitivo "que engaña" porque comiendo 6 porciones no te quedarán ganas de meter mucho más en el estómago. Si lo ponéis en una mesa, ¡seguro que quedáis como grandes cocinillas!. En mi tierra se llaman "tigres" (no se muy bien por qué) pero realmente son "MEJILLONES REBOZADOS".

(para 6 personas)

- 1 Kg. de Mejillones 
- Aceite
- Cebolla
- Pan Rallado
- Tomate frito
- Salsa Bechamel









- Abrir los mejillones al vapor. 


- Preparar una Salsa Bechamel del tipo "b" (semi-líquida). La receta de la Salsa Bechamel la podéis encontrar aqui.

- Cortar y trocear "muy pequeñita" un trozo de cebolla (como 1/8 de cebolla mediana)






Primero. Extraer los mejillones de sus cáscaras. Reservar las cascaras más grandes y con mejor aspecto (¡ojo! no tiréis el resto que, dependiendo de la cantidad de Bechamel que hayáis hecho, las podréis necesitar). Cortar los mejillones, uno a uno, con una tijera en trozos lo más pequeños posible.



Segundo. En una sartén, con poco aceite, rehogar la cebolla y luego añadir los mejillones. Revolver y mantener al fuego "medio" 1 minuto para que se mezclen bien. 



Tercero. Añadir 1 cucharada sopera de tomate frito y mantener al fuego "medio" otro minuto, revolviendo bien la mezcla para que ligue.




Cuarto. Añadir la mezcla anterior a la Bechamel y revolver para que quede esta mezcla bien uniforme.




Quinto. Rellenar las cascaras, que teníamos reservadas, con la mezcla anterior. Como veis, a nosotros nos han salido unos 32 mejillones. Meter a la nevera para que la mezcla se enfríe y se endurezca (sino, sería muy difícil luego el empanarlos y freirlos). Estos mejillones, se pueden congelar perfectamente y luego sacarlos cuando queramos así que ahora hay que decidir cuantos queréis "procesar". Nosotros hemos puesto una ración de 4 por persona y, el resto,  ¡para otro día!.




Sexto. Pasar los mejillones (solo por la parte donde hemos puesto el relleno) por pan rallado.



Séptimo. En una sartén, con aceite bien caliente, freir los mejillones (posicionandolos por la parte del relleno y sin darles la vuelta hasta que adquieran un color dorado). Nosotros hemos usado unas pinzas para ir sacándolos. Tened cuidado porque es fácil que se os quemen.



Octavo. Ir sacando los mejillones a una fuente, que habremos cubierto con papel de cocina, para que se vayan escurriendo el exceso de aceite.




¡Y ya está!.  Ahora solo queda servir en los platos (o poner una bandeja en el centro y que se sirva cada comensal..... 



¡Ah! y que cada uno elija la forma de comerlos pero, mi consejo, es usar una cuchara pequeña....


¡¡¡¡ Riquísimos !!!!

Un abrazo,

Virginia

domingo, 20 de diciembre de 2015

REDONDO DE TERNERA RELLENO

Hola:

No recuerdo una Nochebuena que en mi casa no se halla comido REDONDO DE TERNERA RELLENO. No se si es una tradición solo familiar o pasa en otras casas pero, sin este plato, la Navidad no sería lo mismo para mi.  No es un plato excesivamente difícil de preparar pero si exige paciencia y tranquilidad. 


(para 6 personas)



- 1 filete de Ternera conocida de la zona de la "Tapa" de unos 800 grs. de peso (*)
- 2 ó 3 huevos 
- Bacon
- Jamon York
- Pimientos rojos en tiras
- Aceitunas
- Sal 
- 3 dientes de Ajo
- 2 cebollas medianas
- 1 Zanahoria
- Harina
- Pimienta Negra
- Aceite de Oliva
- 1/2 vaso de vino blanco
- Hilo de Bramante (para el atado del redondo)


(*) Es importante que el filete esté lo más entero posible y que no sea demasiado grueso.




- Cocer los 2 huevos y cortarlos en 4 partes (a lo largo).

- Cortar las aceitunas (eliminar el hueso y trocear).

- Quitar el bacon el borde duro.

- Salar "al gusto" el filete por la parte interior (la que vamos a rellenar).

- Cortar la cebolla en juliana

- Cortar la zanahoria en juliana

- Pelar y laminar los ajos






Primero. Extender bien el filete y poner encima (con la fibra en vertical a vosotros) las tiras  de Jamon York, Pimientos, Aceitunas y Bacon alternando entre ellas. Es importante que tapéis la mayor parte de carne posible pero "sin pasaros" que luego habrá que enrollarlo. Ver la foto.



Segundo. Enrollar el filete "con mucho cuidado" (de izquierda a derecha en la posición que véis en la foto de manera que, al cortarlo, la fibra quede en perpendicular al corte). Esta es la parte más difícil del proceso. Procurad que la carne quede montada para tapar el redondo. Ver foto.



Tercero. Atar el filete con el hilo de bramante (hilo de algodón) tanto en sentido longitudinal como transversal. Tener cuidado de atar bien los extremos para que no se escape el relleno (yo, a veces, he recurrido a "coser" los extremos).





Cuarto. Enharinar el redondo, salpimentarlo "al gusto" y freirlo en una sarten o cazuela adecuada al tamaño,  con aceite de oliva hasta que quede dorado  (no hace falta que se queme, tened en cuenta que luego lo vamos a poner en la olla express). Es conveniente que lo sujetéis en vertical para que se frian también las dos puntas. Reservar.




Quinto. En una olla express (con la tapa abierta) añadir aceite de oliva y echar la cebolla, la zanahoria y el ajo a pochar. Echar un poquito de sal para que poche mejor. No hace falta que se doren sino que queden "blandas".




Sexto. Añadir a la olla el redondo (que teníamos reservado) y añadir el vino blanco y un poco de agua. Cerrar la tapa y cocer a potencia media (rallita segunda del indicador) durante unos 20 minutos.




Séptimo. Abrir la olla, retirar el redondo y meterlo al congelador para que se enfríe y endurezca un poco. No hace falta que se congele. Esto lo hacemos para luego poder partir mejor las rodajas.


Octavo. En un recipiente adecuado, poner "la salsa" (la cebolla, ajo, zanahoria, vino blanco y agua) que nos ha quedado en la cazuela y triturarlo con una batidora de brazo. Una vez tengamos la salsa triturada poner la mitad de la misma en la cazuela definitiva. 



Noveno. Sacar el redondo del congelador, quitar el hilo de bramante y partir "con mucho cuidado" (y un cuchillo bien afilado) lonchas de 1 1/2 cm. aprox. Ir depositanto las rodajas con cuidado para que no se rompan sobre la salsa que tenemos en la cazuela y luego cubrir con el resto de la salsa.


¡Terminado!. El aspecto servido en plato debiera ser algo así:




¡Espectacular! ¿No?

Un abrazo,

Virginia

sábado, 19 de diciembre de 2015

ANCHOAS (BOQUERONES) "A LA CAZUELA"

Hola:

Como la última receta fue un poco "trabajosa" hoy, por contraposición, vamos a poner un plato sencillísimo de hacer... pero no por ello menos sabroso: ANCHOAS (BOQUERONES) "A LA CAZUELA". Estamos acostumbrados a comer los boquerones fritos (ya sea enharinados, en adobo, albardados con huevo) pero hoy los vamos a hacer como si fueran angulas.

Como siempre, al tener que cocinar con "inducción" no puedo usar una cazuela de barro (que sería lo suyo) pero si que lo voy a servir, después de cocinado, en una "cazuelita".


(para 2 personas)




- 100 gramos de boquerones "pequeños"
- Aceite de Oliva
- Sal 
- 1 diente de Ajo
- 1 Guindilla cayena













- Limpiar los boquerones. Si no sabéis hacerlo (o no os lo han hecho en la pescadería), podéis ver como se hace en la sección TRUCOS DE COCINA en este post.

- Salar los boquerones "al gusto" (no conviene pasarse porque la guindilla da ya una sensación de salado).

- Pelar y laminar el diente de Ajo






Primero. En una cazuela, añadir aceite de oliva, los ajos laminados y la guindilla cayena. Dejar que el ajo se dore (sin que se queme)




Segundo. Añadir los boquerones y mover la cazuela (no revolver con ningún instrumento porque tienden a romperse) para que no se peguen. Tener cociendo a fuego medio 2 minutos.




¡Y ya está!.......... 




¡A disfrutar!

Un abrazo,

Esteban


lunes, 14 de diciembre de 2015

PIMIENTOS RELLENOS DE SETAS Y GAMBAS

Hola:

Hoy vamos a hacer un plato "un poco más complicado" pero....¡que nadie se asuste!.... lo puede hacer cualquiera que tenga un poco de mano para la cocina: PIMIENTOS RELLENOS DE SETAS Y GAMBAS EN SALSA ESPAÑOLA. 

Al ser un plato un poco más dificil, hemos detallado más los pasos y añadido un montón de fotos.

(para 6 personas)

- 24 Pimientos del Piquillo ENTEROS para rellenar
- 300 grs. de Gamba pelada congelada
- 250 grs. de setas 
- Aceite de Oliva
- Sal 
- 2 dientes de Ajo
- 1 cebolla mediana
- Harina
- 2 Huevos
- Una cucharada sopera de "pulpa de pimiento choricero"
- Salsa Bechamel recién hecha (textura media)
- 1 cucharada de tomate frito (solo si es necesario)

(*) Los ingredientes para la salsa Bechamel no se ponen aquí. Ver la receta correspondiente. 



- Descongelar las gambas peladas (el trucos consiste en meterlas en agua con sal y esperar un rato). Luego escurrirlas muy bien (incluso estrujándolas).

- Cortar las gambas peladas en trozos pequeños (para una gamba normal, debieramos sacar unos 4 trozos).

- Cortar las setas en trozos pequeños.

- Pelar y cortar en trozos muy pequeños los 2 dientes de Ajo.

- Partir la cebolla en trozos pequeños



- Abrir las latas de pimientos del piquillo, seleccionar los que estén más enteros y no tengan roturas, y ponerlos en un plato.



- Tener preparado un plazo con harina (que luego usaremos para albardar los pimientos)

- Tener preparado el huevo para batir (que luego usaremos para albardar los pimientos).






Primero. En una sartén, con aceite de oliva, poner las setas a freir con aprox. la mitad del ajo (que teníamos cortado en trozos muy pequeños) y un poco de sal. Freir durante aprox. 4 ó 5 minutos. Escurrir y reservar. 

Segundo. En la misma sartén, en la cual tendremos el aceite de fritura de las setas pero tendremos que añadir un poco mas, echar las gambas con la otra mitad del ajo y un poquito de sal (el toque de sal os costará un poco así que es mejor no pasarse). Esto os costará unos 5 minutos.

Tercero. Echar las setas, que teniamos reservadas sobre la sartén donde tenemos las gambas y cocinar juntas durante 1 minuto aprox. para que se mezclen los sabores. Escurrir y reservar.



Cuarto. Hacer la salsa BECHAMEL (textura media). La receta de la SALSA BECHAMEL está en el post anterior y la podéis encontrar aquí.

Quinto. Añadir, a la cazuela en la que hemos hecho la salsa Bechamel, la mezcla de setas y gambas que teniamos en la sartén.  Revolver para que ligue la mezcla y tener al fuego durante 2 minutos aprox.







Sexto. Con mucha paciencia, ir rellenando pimiento a pimiento, con la mezcla anterior. No conviene rellenarlos demasiado para que no se abran y se caiga la mezcla interior en los pasos posteriores. Bastarán (para un pimiento de tamaño medio) 2 cucharadas de café aprox.






Séptimo. Batir los huevos (si fuera necesario, habría que batir otro más pero a nosotros nos ha bastado con dos) y ponerlos en un plato. Recordad que tenemos también un plato preparado con harina. 


Octavo. Poner aceite de oliva en una sartén y proceder a albardar los pimientos (con mucho cuidado de que no se rompan y/o se salga la masa interior). Hay gente que pone un palillo para cerrar el pimiento pero a nosotros no nos gusta porque luego hay que retirarlo. El proceso es, pasar cada pimiento, primero por harina y luego por huevo. Freir muy poco, lo justo para que el albardado adquiera un color dorado.







Noveno. Ir poniendo los pimientos, según los vayamos quitando de la sartén, en una cazuela grande.


Décimo. Una vez que tengamos todos los pimientos albardados, en la misma sartén, añadir aceite, la cebolla picada y un poco de sal. Pochar la cebolla hasta que quede blanda. No hace falta que se dore demasiado.


Undecimo. Poner la cebolla pochada (con su aceite) en una jarra y triturar bien con una batidora de brazo (añadir agua para poder hacer un buen triturado).


Duodecimo. Echar la mezcla que acabamos de triturar sobre la cazuela donde están los pimientos y añadir un poco más de agua.



Decimo-tercero. Añadir la pulpa de pimiento choricero. Los propios pimientos darán un color rojizo a la salsa pero la pulpa ayudará. Sin aún así, vemos que nos queda demasiado blanca, podemos echar 1 cucharada sopera de tomate frito.





Decimo-cuarto. Cocinar todo junto, a fuego lento, durante unos 5 ó 6 minutos, mover la cazuela de vez en cuando "con cuidado" para que la salsa se mezcle bien con los pimientos.





¡Y ya está!. Como véis, es un plato laborioso de hacer pero los resultados merecen la pena. 




¡Qué lo disfutéis!

Un abrazo,

Virginia